Chascona observando La Serena...

Miradas, opiniones, sueños, cotidianos, de trigos no muy limpios..
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
en Sin categorizar

Y en el alto cielo su fondo estrellado.

Tamaño de fuente: Mayor Menor
Calificar el artículo:

Gracias a la vida, que me dio y me da tanto. Martillos, chubascos y una hoz también. Atardeceres poblados de colores violáceos. El abecedario, con él las palabras. Esas con las que juego a desenredar y a enredar, como el musguito en la piedra.

La marcha de mis pies cansados. A medida que va pasando el tiempo no me quedó otra que parar la carrera e ir al pasito por las piedras, cuidado con los juanetes, que aquí no ha nacido nadie con una estrella en la frente. Sobre todo cuando miro al bueno, tan lejos del malo. Así yo distingo dicha de quebranto. Los dos materiales que forman mi alma y el canto de todos que es mi propio canto.

Y uno vuelve a los 17, después de vivir un siglo. Junto con Luis Emilio y sigo denunciando que aun no se porqué mi dios, le regalan con largueza, sombrero con tanta cinta a quién no tiene cabeza. Y con esa misma candidez, mezclada con la madurez uno mide los silencios, las palabras sin pasarse medio a medio de la raya.

Y uno se agita como león, como queriéndose escapar. Toda la sangre resplandió y quemaron el árbol del amor , dejando sus cenizas al pasar. En los silencios de la voz que se va ahogando sin querer, encandilando la razón.

Mientras tomo mate, un pajarillo vino a posarse bajo mis plantitas. Quise curarlo con mi cariño, más el pajarillo guardó silencio. Pobre pajarillo, tenía el alma más dolida que yo. Se la llené de esperanzas y palabras. Brotaron flores, más negras que las piedras.

Y también se me fue Run Run, hace tantos años ya. Pal norte y yo se que no vendrá. No me sale el ayayay de mi. Solo quedó un puente quebrado cerca de Vallenar y crucé sola, con una cruz en el hombro. Llegué al Tamarugal, nadie me coronó de reina y descubrí que el águila es mentira y la muerte es verdad. Sin gloria.

Y de tanto en tanto, maldigo los estatutos del tiempo con sus bochornos y pienso en cuánto es mi dolor al ver que en la faja larga de tierra, los asesinos andan sueltos y también lo falso de lo dudoso.

Y pasan los años y Arauco sigue teniendo una pena. Nadie le ha puesto remedio, pudiéndolo remediar. Y maldigo la solitaria figura de la bandera y cualquier emblema. Maldigo del ancho mar, propiedad de unos pocos, puertos y caletas. Y maldigo el vocablo desamor con toda su porquería.

Y me voy a bailar la cueca sola. La vida que lindo es el pavorreal huifayayai. Dice la gente ay si, no cabe duda que el más gallo es Pablo Neruda.

Y me siguen preguntádico las persónicas si peligrósicas son para las másicas las canciones agitarícas para las másicas. Y yo les respóndico que quien canta, su mal espanta. Aunque el poder siga lavándose sus mánicos como Piláticos.

Y uno mira la realidad y a ciertos personajes, que tocan nuestras partes uno les responde: Discreto, fino y sencillo son joyas resplandecientes con la que el hombre que es hombre, se luce decentemente.

Y esta crónica , que es pura canción de la Violeta enredado con mis pensares, puedo firmar que acá no hay paso retrocedido, mientras el de ustedes avanza. El arco de las alianzas, ha penetrado mi nido. Con todo su colorido, se pasea por mis venas y hasta las más duras cadenas con que nos ata el destino.

Y te escucho Violeta y tomo tus palabras, como quién toma un ave al vuelo. Y puedo contigo, seguir descifrando signos, sin ser sabia competente. Sí, gracias a la vida. Eso es lo que siento yo , en este instante fecundo.

Última modificación en
Etiquetado en: 17 másicas Violeta


..."Mi historia, en Peni 348 se mantiene intacta. Como La Serena de siempre. Sin aspavientos, sin vozarrones, con la calma característica de los que nacimos aquí y con el olor a mar que a eso de las siete de la tarde nos arrebata un poco."...

Comentarios