Chascona observando La Serena...

Miradas, opiniones, sueños, cotidianos, de trigos no muy limpios..
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
en Sin categorizar

¿Señora de las 4 décadas? O sea...

Tamaño de fuente: Mayor Menor
Calificar el artículo:
0

Tengo varios reclamos al respecto. Primero ¿Porqué señora? o sea. Tengo 40, constantes y sonantes y no me veo como una señora. Deben ser prejuicios míos o bien, un pequeño susto al ser tratada de "señora", me hace sentir vieja y ni por asomo lo soy.

¿Qué es eso de "no le quite años a su vida, dele vida a sus años? ¿Qué pensará este tipo en sus letras cursis e insoportables? Es justamente acá cuándo uno agarra más vida. O al menos se acepta tal y como es, cosa difícil. Una tiene que pasar por muchas cosas (penas , alegrías, frustraciones, pasteles, desamores, pegas y de un cuanto hay) Para recién sentir que la vida se vuelve entretenida.

Es acá, en esta etapa , dónde uno comienza a erradicar la palabra "culpa" de la mente y a convivir en paz con el cuerpo con el que naciste. Aparece algo llamado "filtro" que te libera de varios males, cachos y te das cuenta que cada uno se tiene y debe hacer cargo de sus sentimientos y como por arte de magia despides a la sor teresa de calcuta que nos inculcaron desde chiquititas y entiendes que la gente, con sus desarreglos emocionales y mochilas cargadas de mala onda, seguramente, en algún rato se las van a arreglar. Sí, tal cual lo hacemos nosotras.

Los escombros que uno carga, pasan a convertirse en ladrillos sólidos que van construyendo nuestro día a día, con más libertad. Que aquella canita imprudente pasa a ser parte de ti y que cosa obvia, es producto de los años.

Deja de importar , en bastante cantidad, la definición que tratan de imponernos a las mujeres que tu eres, según como te veas.¡Patrañas! uno es, según lo que lucha, como lo hace y desde ahí te vas constituyendo y mostrando al mundo tu identidad. Al menos en mi caso , así es.

Los círculos cercanos se van achicando, pero es como con el vino. Sí, pues te vas quedando con la fina y antigua selección que son la familia, los compañeros y los amigos. Ese tanino es bueno,no falla y siempre sabe bien. La convicción va creciendo también, otro vino tinto que no puede faltar jamás.

Uno va asumiendo , también; que la espontaneidad es lo mejor y que hay lugares dónde no hay que meterse y otros que hay que frecuentar de manera más asidua.

Uno sabe también, que es muy probable que estés parado justo en lo que puede ser la mitad de tu vida, pero tienes mucha energía y a los que no andamos con la desconfianza como escudo protector de no se qué y para qué, esto hace que goces más de pequeñas cosas. Puede sonar cliché, pero yo a los 30 y mucho menos a los 20 apreciaba el olor de un buen café. De perderte mientras el sol va siendo tragado por el mar en aquel horizonte tan lejano y que muchas cosas tienen sentido. El mismo que antes no veías pues era fácil confundir la euforia con la diversión.

Como viene a raudales la etapa de la aceptación, es más fácil sentirse bella. Como sabes lo valioso del tiempo, que a la mayoría se nos escurre entre la pega y lo doméstico, se hace imprescindible decir lo que sientes, sin miedo.

Vas plantándote en la vida y las ganas de transformar el mundo ya no es una utopía, oh sí, pero es desde la madurez dónde uno al fin entiende que es posible y no desde la trascendencia que creías imprescindible en décadas anteriores, sino desde el granito de arena diario. Este puede ser un lindo Buenos Días , con sonrisa incluída , a los cara de poto que toman el ascensor, hasta ir marchando con los estudiantes, los trabajadores o el movimiento social que te mueva, para decir y gritar en las calles que no señores, que el chancho está muy mal pelado y que a otro perro con esos huesos que tira el poder cuando se le da la gana.

Cuarenta años. Yo los llevo bastante bien y no pienso teñirme el pelo ( debo reconocer , eso sí, que más de tres canas no tengo) Que me es maravilloso estar en la trinchera de los que todavía queremos que todo, alcance para todos.

Hace muchos años atrás, cuándo Gladys Marín era candidata a la presidencia fuimos mi hermana y nuestras hijas, que eran unas bellas bebés a verla en el auditorio de la universidad de La Serena. Entró, con el cuello erguido, paso firme y una sonrisa esplendorosa. Paró justo al frente de nosotras y le hizo unos mimos a mi sobrina de manera muy tierna. Ella expelía vida, pasión, alegría y convicción en todo. Desde su entrada hasta la maravillosa manera en la que nos habló a aquel montón de gente. Partió diciendo que nos enamoráramos todos los días. Que la risa nos tenía que acompañar siempre, como un homenaje a la vida y que la lucha era el motor para vivir de manera feliz.

Estoy segura que tenía más de 40 años, pero no se le notaban. La lucidez de su discurso, la potencia de cada palabra eran una inyección de vida impresionante, que jamás olvidé y cada vez que recuerdo aquella tarde, gran parte de mi se emociona.

Lo importante no es los 40. Menos lo que dice un tipo que jura que conoce el fuero interno de la mujer cuándo se nota que en ese sentido, anda más perdido que el teniente Bello. Lamentable que sea el cantante de cabecera de tanta y tanta fémina, que son seguro las que se matan en los gimnasios, sudando la gota gorda. Las que cuentan las calorías casi como rezando el rosario. Las que quieren agradar al resto (normalmente al sexo opuesto) al costo que sea, incluso dejando sus identidades, gustos y preferencias de lado. Las que tapan sus canas o invierten gran parte de su dinero en cremas para disimular las arrugas.

O sea, cuando tienes 40 puedes elegir dos caminos. Querer , al costo que sea, verte como una chica de 20 o bien, sacarte los tacos, disfrutar de la vida, mirar tu cuerpo con libertad y luchar y luchar por un mundo más justo.

Yo tomé el segundo camino. Y tampoco espero nada del falso trovador, porque un tipo que canta " acompáñame a estar solo" es porque no puede estar un segundo consigo mismo. Y a esos pasteles, mejor tenerlos los más lejos posible. ¿Oh no?

Última modificación en


..."Mi historia, en Peni 348 se mantiene intacta. Como La Serena de siempre. Sin aspavientos, sin vozarrones, con la calma característica de los que nacimos aquí y con el olor a mar que a eso de las siete de la tarde nos arrebata un poco."...

Comentarios