El Rincon de Wanderito

Aqui subes tus noticias, ideas, pensamientos, comentarios, novedades, opiniones interpelaciones, denuncias, diatribas, ensayos, cuentos, poemas, novelas, ilustraciones, videos, fotos o lo que consideres pertinente al resto de quienes visitan este sitio. ¡ES TU CHISPA!
Inscríbete aquí y comienza a publicar de inmediato.
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
en Poesía

Poesía Callejera. Jacinto y Eulalia.

Tamaño de fuente: Mayor Menor
Calificar el artículo:

Jacinto y Eulalia

I

¿Y que fué de aquel fuego inacabable?
¿Qué nórdica brisa apagó ese calor?
¿Y esos besos robados con esmero?
¿Y la furia que mostrabas al tenerme?
¿Y tu sonrisa y tu mirada y tu atención?
Y tu alegría , tus sueños, tu pasión?

II

¿Qué te he hecho que no quieres ni mirarme?
¿Porque huyes y no quieres enfrentarme?
¿Porque escondes la mirada al preguntarte?
¿Porque lloras y no quieres contestarme?

III

Yo sé bien que no tienes una amante,
mal podrías levantarte de esa silla
y acepto tu Hemiplegia triztemente,
¡pero un hombre a los 70 aún es potente!

IV

-Te suplico me perdones, de rodilla,

no poder llenarte ese vacío,

20 años postrado en esta silla,

implorando día a día me comprendas.

Yo sé bien que a los 60 aún estás fuerte,

y quisieras con mi presa entrenerte

y te entiendo que uses minifaldas

y comprendo tus escotes bien abiertos.

Nada digo de tus fiestas día por medio

y que invites a la casa a quien tú quieras

y te entiendo me ocultes en mi cuarto,

mientras tu te diviertes alocada.

V

Pero sólo quisiera me escucharas,

y atendieras mi pedido más sublime,

te lo ruego, te suplico, te lo imploro,

al dormirte, no te olvides de besarme.

VI

-Y que saco con besarte al acostarme?

si te asustas cuando logro a ti acercarme

y rezongas y peleas con tanta gana,

que terminas meándote en la cama.

VII

Entiende viejo e' mierda estoy cansada,

de mudarte y ser siempre tu empleada,

y de oír tus ronquidos de elefante,

que no dejan descansar ni un solo instante.

VIII

-Mi amorcito no me grites que me muero,

y éste mundo para mi es un desespero.

Bien entiendo que me meo a cada rato,

y que el colchón de nuestra cama esta pa’l gato.

Pero piensa y evoca aquel pasado,

que de ti viví un siglo enamorado,

y te suplico que me cuides con ternura,

y me ayudes a morir sin amargura.

X

Hasta cuando te quejas mal nacido!

Siempre pasas apelando a mi ternura

y te olvidas de lo malo que tu has sido,

y que tu vida no fue de la más pura.

XI

Que ya olvidaste a mi prima Rosalía?

Y que a su hija manoseabas noche y día?

Y la pobre por temor nada decía,

mientras tú, viejo infeliz, te la servías!!!

XII

-Ten piedad mi querubín, que me haces daño,

que esa historia ya pasó hace 30 años,

en esos tiempos era bueno aun el caño,

pero hoy vive envuelto en varios paños.

XIII

-Ni los niños nos quieren visitar,

nuestros nietos nunca vienen a la casa,

los vecinos no se quieren ni acercar,

y ya es tiempo de que sepas lo que pasa!!!.

Con tu sueldo no se paga el alquiler,

tus remedios nunca dejas de tener,

y en esas fiestas que jamás te dejo ver,

vendo el cuerpo pa' que tu puedas comer!!!!

XIV

-Basta ya, no quiero oírte tan soez.

No me grites en la cara este tormento!

O es que quieres que me muera de una vez,

de un ataque con éste sufrimiento???

Yo te amo y jamás pensé en herirte,

y te pido me perdones mis pecados,

intenté de mil maneras agradarte,

aunque ahora.....agggg....aggggg.agggg!!!....

XV

Y sentado en su silla quedó Jacinto

y a su rostro llegó una paz que lo inundaba,

palideció su mujer desesperada,

y lloraba y gritaba ante el extinto….

XVI

No me dejes, no te vayas, mi viejito!!!

Es mentira, yo jamás te he engañado,

intentaba traspasarte éste mi enfado,

Dios lo sabe, perdóname papito!!!

XVII

Y quiso Dios o tal vez la vida misma,

que ésta historia terminara diferente,

ya que al ver los dos cuerpos mucha gente,

los hallaron, abrazados ...y sonrientes.

"....En las primeras horas del día fueron encontrados los cadáveres de los Srs Jacinto Almonacid y su esposa Eulalia de Almonacid. El Médico Forense encargado de la investigación del doble deceso, declaró ante la Prensa local , el notable hecho de la forma en que fueron encontrados sus cuerpos y sus facciones al momento del hallazgo: " En mi vida había visto expresión tan regocijante ante la muerte", declaró el Forense. Los funerales del matrimonio Almonacid seran efectuados...

F I N

wanderito

Última modificación en


Escondite de mis intentos, de mis letras preñadas de ideas,con emparedados de sabores amargos, dulces e intangibles. Guarida de un sueño oculto desde que era niño. Porque me gusta escribir, me gusta decirle cosas a la vida y decírselas a mi manera.

Entradas recientes del autor

Comentarios