Chascona observando La Serena...

Miradas, opiniones, sueños, cotidianos, de trigos no muy limpios..
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
en Sin categorizar

Pilas doble a y el festejo de Angellini.

Tamaño de fuente: Mayor Menor
Calificar el artículo:
0

Soy seré una ñoña incorregible en todo lo que tiene que ver con controles remotos de televisión, equipos de música y demases. No se configurar un computador,siempre dejo la crema con mi celulas pues no se que presiono y se borran contactos,música y fotos de la nada. No tengo idea de programar , reparar o hacer funcionar casi nada que tenga que ver con la tecnología. No se bajar programas, me da susto presionar cualquier cosa y dejar más la escoba, entonces llamo a mi asistente, quién no es otra que mi hija.

Siempre viene en mi socorro, de malas ganas, refunfuñando y diciendo "Mamá, te enseñé mil veces y todavía no cachas nada" y es cierto, no me queda grabada tanto aceptar, mover la tecla de acá para allá , pero ella siempre me ayuda y deja las cosas andando.

El control de mi TV hace días andaba raro. Mi nena lo revisó y me dijo, con esa voz que pone cuando no me di cuenta de lo evidente: "Ay mamá, son las pilas, o no te diste cuenta? luego agrega "Mira, es fácil, vas y compras pilas doble a, recuerda, Doble a.

Como mis horarios de pega son raros, mientras ustedes están trabajando y maldiciendo que es lunes , a mi me tocó libre. Partí a realizar todos aquellos trámites impostergables que incluían (era que no) colas, pagos, preguntas, respuestas a medias y todos esos fastidios del cotidiano.

Una vez terminé todo aquello, con helado en mano me fui en busca de las pilas. Llegué a un negocio que funciona hace muchos años en La Serena donde venden desde enchufes, extensiones, repuestos para jugueras, pasando por ampolletas y otros adminículos de los cuales no conozco el nombre, y mucho menos para qué sirven.

Estaban los mismos vendedores de siempre, que son tres y la clientela estaba compuesta por cuatro hombres y la que escribe. El lugar es chico , entonces no me fue difícil hacer contacto visual con uno de los dependientes, el cual muy cordialmente me dice : " Buenos días señorita ¿En qué puedo ayudarle? A lo cual contesté, con sonrisa en la cara " Buenos días.¿ Tendrá por casualidad pilas TRIPLE X ? Necesito un par"

Primero, silencio sepulcral que debe haber durado unos dos segundos. Luego risas explosivas de vendedores y clientes, uno de los del segundo grupo me dice " Seguro acá no venden, pero en un sex shop demás que si"

Fue justo ahí donde me di cuenta de lo que había dicho y por más que rogué a todos los santos que invoca mi madre que se abriera un hoyo en el piso del lugar, nada. Seguía ahí parada como una estatua y con el color de un tomate, más las mejillas calientes.

El vendedor, todavía riendo, me dice " Seguro usted anda buscando pilas doble a. Se las envuelvo de inmediato". Me las pasó, pagué como flash en la caja y salí de ahí más rápido que el correcaminos con la certeza de que nunca,pero nunca más vuelvo a poner mis pies en ese lugar.

Llegué a casa y mi hija acomodó las pilas. Vi parte del famoso fallo e imaginé a Angellini saltando en una pata. Todos sabemos que el único que perdía era él, pues el mar a nosotros ya nos lo robaron hace rato. La parte que le correspondió a Perú no cuenta con los recursos de los que usa y abusa este caballero y para el resto de los chilenos, una raya más en el tigre ya no significa nada

Tres conclusiones saqué la mañana de hoy. La primera, el poder rara vez pierde. La segunda, nunca más voy a olvidar que esas pilas que necesitaba el control de mi televisor, se llaman Doble A.Y la tercera, que este a sido una de los peores experiencias tragicómicas de mi vida. Todavía siento pudor.

Última modificación en


..."Mi historia, en Peni 348 se mantiene intacta. Como La Serena de siempre. Sin aspavientos, sin vozarrones, con la calma característica de los que nacimos aquí y con el olor a mar que a eso de las siete de la tarde nos arrebata un poco."...

Comentarios