El Rincon de Wanderito

Aqui subes tus noticias, ideas, pensamientos, comentarios, novedades, opiniones interpelaciones, denuncias, diatribas, ensayos, cuentos, poemas, novelas, ilustraciones, videos, fotos o lo que consideres pertinente al resto de quienes visitan este sitio. ¡ES TU CHISPA!
Inscríbete aquí y comienza a publicar de inmediato.
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
en Sin categorizar

MARCOS

Tamaño de fuente: Mayor Menor
Calificar el artículo:
0

Marcos

Se sentó frente a mí y comenzó a contarme su historia.

Amargos episodios narrados con su achilenado gesto de impotencia, donde con sus brazos abiertos, sus hombros casi rozaban sus orejas y su mirada era de dolor, era de amargura.

Y su histrionismo me cautivaba y lo seguí escuchando sin perder ningún detalle.

Comencé en ese instante a vivir su vida, a sentirla como me la mostraba.

Y quise ordenarla lo mejor que pude para compartirla con Uds.

He aquí su historia.....

‘’Después de sumar y restar todas las situaciones de mi vida en el extranjero, he sido realmente feliz?’’

" Y se fueron casi volando 20 años de mi vida. No sé si verdaderamente achacárselo al rápido alejamiento de mi juventud, al veloz acercamiento a mi vejez, o al hecho mismo de haber vivido casi la mitad de mi vida fuera de mi tierra. El asunto es que cada vez voy notando con más frecuencia una punzante inconformidad con todo lo que me rodea.

Cualquier otro en mi caso diría que soy un inconformista, porque mal que mal tengo mi casa propia, unos buenos ahorros y un buen trabajo, que tal vez en Chile no hubiera podido tener y que me dan una buena tranquilidad económica.

Pero acaso el sabor del néctar de la vida se evalúa en los logros materiales?

Es entonces el sino de cada ser humano sacarse la cresta en esta vida, para que cuando lleguemos a viejo podamos ir muriendo económicamente tranquilos?

O sea que no importa el precio que se paga. Ese cualquier otro, bien diría que en éste caso, el fin justifica los medios.

Y es allí donde yo no estoy de acuerdo.’’

¨Es por eso que quiero escribas de esto.-me dijo- Y quiero que escupas en tus escritos todos los detalles y pormenores que se acercan a esta triste realidad de cada Inmigrante. Quiero que digas allí cosas nunca antes dichas, que destapes el canasto donde yacen esas verdades que sólo conocemos los que estamos fuera de Chile. Crudas y tristes realidades que ignora todo aquel que se quedó a vivir junto a su madre, a su hermano, a su esposa, a sus amigos, en su barrio. En fin, a todos aquellos que se quedaron en el terruño."

Los típicos comienzos

" De partida la mayoría llegamos a ésta tierra llamada USA con una mano atrás y otra adelante. Y con ganas de trabajar en lo que sea y por cualquier plata.

Saben Uds. que para acomodarnos en un buen trabajo tenemos que, desde lavar platos, limpiar oficinas , hasta trapear pisos y hacer las labores que en Chile jamás haríamos? Porque pa' que estamos con cuestiones, somos súper orgullosos y un trabajo así , allá como que nos pone en mala "posición social", porque es súper mal visto y mal pagado.

Y cuando hablo de lavar platos, me refiero a LAVAR PLATOS TODO EL SANTO DIA, 30 mil platos diarios, y 500 veces el mismo plato!!. Ni hablar de trapear, porque hasta adelgazamos el piso de tanto trapearlo con ese mil veces maldito MAPU. Tampoco las oficinas son algo "papita", porque generalmente se hacen de noche, nos cambia el sueño, y la ‘’vacuum’’ se nos adapta a los brazos cual una extensión de ellos mismos.. Y hasta soñamos con alfombras, alfombras y más alfombras.

En éste primer tiempo, con ansias hemos tratado de conocer más Chilenos, los cuáles a lo lejos se distinguen por una mejor posición. Los llamamos "los viejos", llevan años acá y también han pasado lo suyo. Los escuchamos y vemos lo rescatable que de ésas amistades se pueda conseguir. Y generalmente ayudan. La mayoría son carpinteros, hay lógicamente excepciones, pero hablaré de lo común y del grueso de este sistema.

Un buen logro aparece en nuestro escuálido horizonte, cuando por algún "pituto" nos conseguimos una "peguita de helper’’ de carpintero. Otro sueldo, otro horario, horitas extras y comienza a abrirse una pequeña puerta para que podamos empezar a soñar.

Es absolutamente necesario mencionar que aquí, en ésta etapa de nuestra aventura, "los machetazos", las llamadas telefónicas y las cartas de Chile, pidiendo calmantes económicos, comienzan a ser el pan nuestro de cada mes. Y hay que responder, no?

Aquí ya comenzamos a mandar fotos con la cartuchera puesta, la huincha de medir en ella, el martillo colgando y nos sentimos el hoyo del queque aún sin saber clavar un clavo usando el punto, o poner un tornillo con el bendito screwdriver. Quien no miró su figura retratada con sus herramientas al cinto, recordando a John Wayne, o qué se yo quien?

De la mano con el cansancio, con los dedos llenos de callos, los ojos rojos de polvo, nos acompaña otro problemita, la vivienda. Porque hay que rentar un departamento o compartirlo con alguien. Y ahí empieza otro calvario mas pesadito. Los papeles.

"Los fuleros" que compramos para poder trabajar no nos sirven. Hasta el Social Security que tenemos es más falso que Judas y se nos va juntando en la cabeza uno y mil problemas que hay que solucionar para poder seguir acá.

Pero sigamos avanzando por una senda más cómoda. Ya tenemos el techo, amoblado con cosas de segunda mano aún buenas. Hay plata para una tele, para un buen equipo de música e incluso para gastar los fines de semana. Pero ha llegado el momento inminente de tener nuestro auto propio, ya que todo el mundo lo tiene y estando lejos de ser un lujo, es absolutamente necesario.

Claro, al principio hasta gusto nos da esperar el bus, siempre a la misma hora, en el mismo paradero, el mismo chofer, los mismos pasajeros. Y sin ir más lejos cuantas veces juramos que hasta nos van a aplaudir al vernos abordarlo con nieve, con lluvia, con nuestro casco y nuestra lonchera, y casi siempre con pollo frio. Pero ha llegado la hora del auto. Comprarlo es lo de menos, como sea se consigue la licencia de conducir. Y junto con comenzar una forma de vida algo más cómoda, también comienza "el gastadero". Que $20 dólares para el condado, que $80 para el seguro, que tanto para las placas, que la gasolina, que el estacionamiento, etc, etc.

Y del terruño las urgencias continúan y las cuentas telefónicas crecen y crecen.

En esta parte de nuestra aventura ya no nos hace reír ni Chaplin. Andamos amargados, trabajamos abrutados y se nos saca el cansancio acumulado por tantos y tantos años. Porque acá realmente SE TRABAJA.

Hasta que llega el día Viernes. Que rico. La suma del cheque más esos dos días libres, nos dan la fuerza necesaria para olvidar esa detestable semana, porque hoy es Viernes, hoy me lanzo!.

Saliendo del trabajo inmediatamente nos vamos a un "happy hour". Y a reventarse tomando. La pena hay que esconderla. Hay que ahogarla muchas veces en alcohol y lo hacemos.

El Sabado generalmente se programa su asado bien regado, se busca compañía de otros solitarios y terminamos nuevamente escondiendo nuestra soledad y nuestra bronca en las cervezas, en el vino y en el whiskey. Y porque no decirlo, hasta su "desconocido" nuevo vicio sale por ahí, total, plata hay.

Y buscando la voz del hogar un Domingo por la noche, llamamos a Chile y queremos oír cosas dulces y queremos oír nos digan del de menos que nos echan, buscamos de alguna manera ser regaloneados y sólo oímos de deudas, de temporales, que no hay plata para esto, que no alcanza lo que tu padre gana, que los niños están enfermos, que tu hermano otra vez dejó embarazada a su polola y desgracia tras desgracia. Y plata y plata y plata. Puta la weá!!!

-------

Han pasado dos años y siento que llegué hace tres meses. Ya soy carpintero y gano bastante bien. Mis envíos a Chile se han superado. Vivo bien. Ya pronto traeré a mi mujer y mis dos hijos. Esa será la mejor inversión que haga, y para ello tendré que "transar" las Visas en Chile, gasto de pasajes, plata para que muestren en el Aeropuerto y rentar un apartamento más amplio y sólo para nosotros.. Pero todo saldrá bien, ya no soporto estar más sin mis hijos, cómo extraño a mi mujer.

Y mas que es época de Navidad y la ciudad entera es un árbol de Pascua con millones de luces, música en todos lados, Papa Noel hasta en la sopa, prendo la radio y es Navidad, veo la tele y es Navidad. Quiero emborracharme y despertar el 5 de Enero.

Cenaré solo en mi casa porque no quiero se apiaden de mi soledad. Quiero recordar los míos en forma tranquila, les quiero hablar por teléfono tranquilo, quiero estar en mi casa llorando tranquilo...

Y para colmo, en cada esquina, en cada elevador, en donde quiera te encuentres, todo el mundo te azota sanamente en tu tristeza, un "Merry Christmas" que te atraviesa el alma.

Cómo te extraño pueblo querido, con todos los que en ti viven.

Pero tú elijes tu vida, aprieta los dientes, levanta la mirada y sigue adelante.

Ya pasó la mitad, Navidad se fue hace unos días llevándome lágrimas ya conocidas, ahora falta el fin de año. Ya falta poco, más tristeza se aproxima.

.....................................

Las doce de la noche. Feliz Año Nuevo.

Y casi cincuenta rostros marcados por la distancia y la pena, comenzamos a entonar un doloroso "Puro Chile es tu cielo azulado....." Y la voz se resiente a salir, la garganta se estrecha, los ojos se sienten que estallan y el pecho está que revienta. Y mirándonos tal vez para ver quien llora primero, nos deseamos un triste, pero verdaderamente triste "feliz año nuevo, compadre"

Y en ése momento sí que da pena. El rostro de mis hijos no se me separa de la retina. Que ganas de llorar.

Pero vamos a cenar, salud compadre, brindemos y mintámosle a la vida para que crea que estamos felices.

Es muy triste. Realmente triste.

Y salvo la gente establecida hace años y con sus familias aquí, el resto de los que allí estamos, llevamos en la espalda esa mochila cargada con dolor, con añoranzas escondidas y con sueños aún no realizados y que casi siempre en fiestas de fin de año es cuando más pesa en nuestra espalda.

Capto con mi mirada discretas lágrimas secándose con pestañeos toscos, saliva tragada con ojos rojos, pienso en los que están solos acompañados de su dolor y que sufren su soledad más a gusto a solas. Y crece esa lista de aventureros en cada esquina, en cada rostro que cruzo en mi trabajo, en cada bar que acompaña mis veladas de Viernes. Aventureros que un buen día lo apostaron todo por un mejor pasar , por un mejor vivir, por un escape personal, por otros horizontes conocer y por mil razones más.

Y la lista va creciendo cual un río con mil afluentes, donde todos ellos llegan a un mar de extraños oleajes, donde para muchos, por más que traten de nadar para un lado, ese caprichoso oleaje te lleva a otro. Y algunos brazos lánguidos y cansados se desprenden de sus principios y solo atinan a nadar a favor de esa corriente fácil y seductora. No es muy difícil por ello mismo, encontrar Gerentes de Ventas como Camareros, Inspectores de Aduanas como Carpinteros, Estudiantes universitarios robando en tiendas o ex militares vendiendo drogas . Cambia la forma y el desempeño, cambia el medio y cambia el ambiente, pero nosotros y nuestras metas, seguimos siendo los mismos.

Y los años siguen pasando. Y en éste suelo que no es el nuestro, otra raíz nos va creciendo. Pero es una raíz débil que crece a ras de suelo y allí se extiende. Es una raíz corroída por un sistema que no es el nuestro, donde al cual sólo nos acoplamos porque no nos queda otra salida. Y tal vez el árbol que de ella nace, dé frutos vistosos y llamativos, pero créanme, son frutos que no tienen el sabor deseado.

''Ya llevo 7 años en ésta prisión de vidrio y rascacielos. Hablo el Ingles un 90 %. Me siento incluso capaz de discutirle a algún gringo por algo que me corresponde. Cosa que antes no era así. Mi status migratorio me hacía esconder muchas iras, incluso injusticias que tenía que morderme y comerme.

Pero ya estoy legal en este País. Pago mis impuestos anualmente y traduzco las canciones americanas sin ningún problema. Incluso me compré una casa que terminaré de pagar en 20 años más, pero no puedo evitar sentirme orgulloso al decir que es mía. Mi mujer y mis hijos llenaron mi soledad, ya llegaron hace 3 años. Ambos están estudiando y hablan el Ingles en forma perfecta. Me trajeron un trozo de Chile que iluminó la oscuridad de mi existencia. Mi casa olía a Chile. Fue un tiempo inolvidable. Un tiempo donde desfilaban las Cazuelas, el Charquicán, el Pastel de choclo, el pan amasado hecho en casa, desayuno servido, atenciones pa'cá y atenciones pa'llá.

Llegaba a mi casa cansado de noche y entraba al cuarto de ellos y allí estaban durmiendo. Que hermosura más grande. No me cansaba de darle gracias a Dios. Porque si bien es cierto que no los disfruté en su travesía de guaguitas a niñitos, también es muy cierto que ahora si que me sentía completo. Los tenía y me tenían. Sea la hora que fuera mi mujer me esperaba para cenar conmigo. Disfruté esos tiempos como nunca en este País.’’

''Pero todo tiende a cambiar. Y el Sistema también comenzó a podrir sus cabezas. Mi mujer comenzó a aburrirse de estar tanto en la casa. Ya tenía amigas , esposas de otros amigos, que trabajaban y hablaban con ella al respecto. Y también ella quería ahora trabajar. Comenzó a limpiar casas ajenas. Comenzó a ganar dinero. Abrió su Cuenta Corriente, disfrutó sus primeros cheques, su primera Tarjeta de Crédito, aprendió a manejar, se compró su auto, y de la noche a la mañana y sin avisar, llegó a su vida la tan mentada independencia económica, dejando atrás, pero muy lejos, su posición de dueña de casa, de motor de ésta maquinaria llamada hogar, de celosa custodia y vigilante de la crianza de nuestros hijos y de excelente esposa chilena de un chileno.

Es cierto que nos superamos económicamente. Es cierto que ella se sentía más útil. También entiendo que cada ser humano se debe superar y alcanzar metas trazadas. Pero si a costa de ello tenemos que pagar precios que involucran la desunión familiar, la desatención a los hijos, el nacimiento de una notoria frialdad y un montón de cosas más, vale realmente la pena?. Yo creo que no."

- A ratos callaba en su relato y su silencio dibujaba una tristeza que las palabras no pueden explicar. Buscaba apoyo en mi mirada y yo se la proporcionaba dejándolo llorar.-

"Imagínate que yo llegaba a mi casa y no encontraba a nadie, weón. El cuarto de los niños vacío. Ningún olor a comida. Mi dormitorio estaba de la misma manera como lo había dejado al salir en la mañana. La cama deshecha, el baño sin limpiar y en el aire hasta se podía tocar la soledad que se había impregnado nuevamente

. Poco duró ese escape de la oscuridad de mi existencia.

Mi mujer llegaba cansada y se cenaba comida comprada o casi siempre algo rápido. Allí empezamos a infectarnos de hamburguesitis, Macarronitis y esa puta comida china y un cuanto hay de comidas plásticas. De las Pizzas ni hablar. Desfilaban por la casa como si fueran el pan en casa chilena.

Se distorsionaron los horarios, se comía cuando se podía y el tiempo y las prisas hizo que poco a poco esa unión familiar se fuera a las pailas.

''Las consecuencias pronto se hicieron notar. Mi hija a los 18 años ya comenzó a hablar más golpeado, a llegar a casa a horas que jamás se le permitiría en Chile a ninguna mocosa de 18 años, y si se le retaba, en un segundo respondía de su intención de vivir sola. Y ni siquiera atreverse a darle una cachetada que bien se lo merecía. Porque solo eso bastaba para que te llevara a la Corte y el resultado sería peor. El asunto es que antes de cumplir los 19 se casó. Y con un gringo pa' peor.

Hoy ya tienen un hijo de 5 años, el que ni siquiera sabe decir mamá, porque a pesar de hablar de todo, a su madre le dice "mom". Y yo soy el único que trato incansablemente de meterle el Español y como me lo llevan tarde mal y nunca, no aprende prácticamente nada.

Mi hijo perdido en su Computadora todo el santo día, pero escúchame bien, ah? TODO EL SANTO DIA. Se aburrió de jugar hasta largas horas de la noche. No se quien "le lavo el coco", y se metió a "carne de cañón", es decir , al Army.

Mi mujer perpetuamente enceguecida con sus logros en éste País y ni hablar de volver a Chile.

''Y todo esto me llevó a reflexionar en las decisiones que tome en la vida. Hice bien en venirme? Hice bien en traérmelos y quedarnos tanto tiempo?

Siempre he dicho que jamás hay que arrepentirse de los riesgos que no se corrieron. Pero los años me han ido mostrando verdades que marcan y duelen.

Y ya no puedo esconderme más de mi mismo.

''Ayer cumplí 20 años desde que llegué a este País. Y evoqué tantos momentos, que mi mente viajó por el tiempo y el espacio y llegue a mi casa ...hace muchos años atrás...

".......me levante a las 6.30, tomé mi taxi y me fui al recorrido para tomar pasajeros que bajan de Playa Ancha al Plan. Hice mis buenas 6 vueltas llenito. Salvé el día. Después fui a mi casa a almorzar, mi mujer me tenía pescado frito con ensalada chilena y arroz graneado. Regaloneé con mis guaguitas, los acaricié, jugué con ellos en mi cama, mi mujer al lado mío y me dormí mi buena siesta.

A las 18.30 ya estaba nuevamente en el recorrido. Le dí duro hasta las 21.00 y me fui a juntar con mis amigos donde siempre. Nos tomamos su traguito, sus tallas, y pa' la casa de nuevo. A disfrutar mi gente...

Los Viernes infaltable a la cancha a jugar a la pelota. Los Domingos pegado en el Estadio. ..Voy a caminar un poco por el Centro......"hola compadre que tal......hola Jaime .....Hola como están.....Hola por aqui, hola por acá, mil rostros y mil saludos. Risas, alegrías, saludos, caminatas. Un cuartito pa' un Domino, un cacho en el Bar Cinzano....Valparaíso es mío...La ciudad toda es mía....''

A veces pienso que la vida es nada más que el pasado, porque el presente es tan fugaz y el futuro tan desconocido.

No quiero tener que llegar nada más que a morirme económicamente tranquilo en Chile.

Quiero ver mis amigos a diario.. Quiero saludar hasta el gato de la esquina..

Quiero gritar cuando el Wanderers haga un gol y ojalá con mis hijos y mis nietos.

Quiero llorar cada Año Nuevo mirando la bahía iluminada y con mi mujer a mi lado.

Quiero una Merluza fresquita y no congelada.

Quiero sentirme acunado en el seno de mi ciudad.. Quiero llorar su viento.

Quiero bailar de nervios sus sismos.

Quiero cerrar mis ojos y despertar 20 años atrás. ....."

F I N

N del A. -En la década del 70 y del 80 emigraron a vivir a otros países cifras record en la historia de Chile.

Como es de suponer, jamás habían nacido tantos hijos de Chilenos en el extranjero.

Hoy aún continúan naciendo.

Muchos de ellos retornaron a su suelo patrio. Pero muchos "Marcos" aun siguen lejos de Chile.

Vaya para ellos , éste, mi grito de apoyo.

Vaya para ellos, mi más profundo respeto y mi más abierta comprensión.

wanderito

Última modificación en


Escondite de mis intentos, de mis letras preñadas de ideas,con emparedados de sabores amargos, dulces e intangibles. Guarida de un sueño oculto desde que era niño. Porque me gusta escribir, me gusta decirle cosas a la vida y decírselas a mi manera.

Entradas recientes del autor

Comentarios