Presencia y nada mas

Pablo Luna reflexiona sobre si mismo, la vida, situaciones, la historia y la existencia
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
en Sin categorizar

Lectura. "La última frontera" de Claudio Zamorano.

Tamaño de fuente: Mayor Menor
Calificar el artículo:

b2ap3_thumbnail_laultimafrontera.JPG

Por generación, Claudio Zamorano pertenecería a los escritores cuyo acervo histórico son los acontecimientos que han marcado el mundo desde la década del 90 en adelante. Por experiencia y escuela, se revelan contundentes lecturas, su poesía y una demostrada y variada experiencia de vida.

Claudio Zamorano es un escritor innato. Al decir de Brande, tiene la "personalidad adecuada a un escritor". Para quienes buscan profundizar en los entremeses de la creatividad literaria, la exitosa industria anglosajona del libro y las academias saben perfectamente a qué me refiero con esta "personalidad".

Pero lo hermoso, lo virtuoso, lo exaltante y revelador de Claudio Zamorano es su estilo sublimal que deviene en acertadas imágenes, en correctos pincelazos de ideas, en frases bien formadas, en intenciones bien presentadas y en un hermoso respeto al lector.

Entre los 15 relatos - aparentemente sin editar - brilla la lucidez poética, la emoción y el valor de estilo, de forma que, a conocimiento y fé en sí mismo de este gentil artesano de palabras, puede hacer cualquier historia, tocar cualquier piedra y convertirla en una pequeña y genial obra maestra.

Zamorano no escribe para revistas femeninas, no le gustará a la lectora promedio de las editoriales de Isabel Allende. Zamorano escribe para hombres y para hombres de su generación. Claudio Zamorano es a mi gusto una revelación literaria que tiene un largo y seguro camino por recorrer. Y si avanza convencido de su arte, de su estilo y su voz, con absoluta seguridad será un aporte a los necesarios contenidos de una generación cuya existencia se trató, intencionadamente de acallar por exilio, por sistema y por ley.

El relato "La Isla de la luz ajena" es para mi, el mejor ejemplo de una superación con creces; en contenido, en forma y estilo de cualquier cuento de Bukowsky. El trato de los personajes, la puesta en escena, los desenlaces, las imágenes usadas, los tiempos, la sinceridad de los recursos, la inocencia de artilugios, la tensión de los hechos; todo se conjuga para entender el sentido de las luces ajenas. Éste juntó a "Los dískares cantantes" son dos pequeñas muestras del enorme potencial de este novel escritor residente en Estocolmo que me sorprende por el deleite lúdico de sus textos.

En algunos textos del libro se toma libertades por el simple placer de jugar con su obra. Agradezco mi suerte de haber encontrado un "street fighter" de verdad, un original del cual espero poder leer y saber más pronto. Claudio Zamorano no puede ser un fenómeno pasajero o un experimento artístico que calce en el esquema del "libro único". Tiene una oportunidad y una situación histórica única en frente de sí mismo.

El mundo editorial está en crisis y entre la mega concentración de los contenidos, la manipulación de los sentidos y el narcisismo de las imágenes, es posible levantar el ideario, los sueños, las palabras perdidas en la realidad del colectivo verdadero, el que es persona de todos los días en un mundo sin particularidades.

Quien tenga la oportunidad de verdaderamente leer a Claudio, podrá guardar para siempre en su memoria, la luz propia de un escritor que sabe contar historias como muy pocos lo hacen.

Pablo Luna,
La Serena, 4 febrero 2014

Última modificación en


Premio revista Onda 1972 para jóvenes escritores chilenos. Editor Revista La Lengua, Editor revista Vigencia, Editor revista Studio Liceo de Hombres de Los Angeles 1969.

Comentarios