Presencia y nada mas

Pablo Luna reflexiona sobre si mismo, la vida, situaciones, la historia y la existencia
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
en Vivencias

La sombra

Tamaño de fuente: Mayor Menor
Calificar el artículo:
0

b2ap3_thumbnail_500002_705676a2386784c1ubw165_L_464x570.jpgDesde el plátano oriental cae una sombra espesa, como sus hojas. El sol alto, ya pasado el zenit hierve con un calor seco, cargado de polvo y ruidos indefinibles. Por las calles angostas de pastelones retorcidos el silencio avanza y se reencuentra en el gorgeo bajo de dos tortolas en una reja pintada de negro. Es cualquier calle. Es una idea de lo exterior. De un cielo que se abre al infinito buscando su propia música. De un lugar en esta angosta faja que busca su identidad. Los de la foto pueden ser mis parientes. No tengo registros. Fui al cementerio y me encontré que en un mausoleo familiar iniciado en 1830 no hay vestigios de mi bisabuela, menos lo habrá de mis tatarabuelos. Habian unos nichos con muertos desconocidos con flores de un año. Y el sepulturero me trató como si fuésemos viejos conocidos, con la amabilidad de un amigo. Buscamos viejos huesos en registros inexplicables. En condiciones falaces e irrisorias. Y hace ya mucho que ando escribiendo de la muerte. Veo las calles alargadas como esqueletos de una ciudad que nunca ha sido mia.

Porque desde esta insipiente necesidad, ando buscando el sentido de las horas, de los días. Abro ventanas con hermosos días, con frescas pasiones. Veo el resplandor de piel, de calor, de vida en todas partes. Hay flores en las calles y solo deseo saber quienes son los de la foto.

Son mi abuela y mi gigantesco abuelo que media 2 metros. Emparentado con la historia de Chile. Anduve urgando en aplicaciones de Internet que le permiten a uno estudiar sus orígenes, sus antepasados y jugando a hacer clic en mis abuelos llegue a un tal Bartolomé de Rojas Puebla-Meza nacido en España.en ciudad Real en 1579 y fallecido en Colchagua en 1644 y entro a Google y veo que mi séptimo tatara tatara abuelo es un encomendero de indias:


Bartolomé de Rojas-Puebla (var. de Puebla y Rojas Mesa), n. Ciudad Real c. 1579; pasó a Indias con Real Cédula de recomendación; Capitán; Alférez de la columna auxiliadora que pasó a Chile al mando de Luis de Mosquera 1601; agraciado por los gobernadores Lope de Ulloa y Lemus, y Luis Fernández de Córdova y Arce con mercedes de tierras que se extendían desde Ligueimo a San Antonio de Petrel; sobrino de Antonio de Puebla, Gobernador y Capitán General de las Islas Azores; administrador de indios de Colchagua; Regidor en Mendoza 1607; encomendero de Cuyo; Alférez; agraciado con 100 cuadras de tierras en Mendoza en 1610 y 50 cuadras en San Juan; gran estanciero de Colchagua; agraciado con una merced en Colchagua sin expresión de área y otras dos en 1619 y 1628 de 1000 cuadras cada una; Benemérito del Reino 1625; c. Santiago 1614 c. Inés de Chacón y Morales [natural de La Serena; viuda de Gabriel Niño de Cepeda y Mercado; h.l. Antonio Chacón y Luisa de Morales y León Carvajal].

Entonces la sombra del plátano oriental es la misma sombra de la historia. Es el apreciado frescor momentáneo de esas horas en que otras personas, cuyos genes llevo en mi presencia actual, no deja de ser lo que es; a diferencia que hoy, a esta hora de calor y floripondios enigmáticos en solares ocultos de una ciudad donde no nací se esconde el dulce deseo de proyectar esa historia en el sentido que siempre debió haber tenido: el profundo amor a la vida, la deliciosa generosidad humana y la sensibilidad de entender que somos todos uno. Somos todos aquel antepasado que de seguro creyó que era un hombre de bien. Yo no lo puedo ni justificar ni defender ni tomar su batuta en esta orquestación que es la vida y la historia. Solo me queda observar la sombra del platano oriental de la calle dieciocho un dia caluroso de enero en mi tiempo perdido.

Última modificación en


Premio revista Onda 1972 para jóvenes escritores chilenos. Editor Revista La Lengua, Editor revista Vigencia, Editor revista Studio Liceo de Hombres de Los Angeles 1969.

Comentarios