Chascona observando La Serena...

Miradas, opiniones, sueños, cotidianos, de trigos no muy limpios..
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
en Sin categorizar

La locura de la certeza.

Tamaño de fuente: Mayor Menor
Calificar el artículo:

Todo un delirio. La certeza ¿No llega acaso cuándo nos decepcionamos, nos caemos, cuestionamos la verdad, mentimos o cambiamos de parecer según las circunstancias?

Yo no sé muy bien que es eso. Supongo que llega cuando vestimos de oropeles la memoria. O en otros casos, cuando mi cuerpo sintió un terremoto que lo abrió en dos para que llegara a la vida mi hija. Ahí me visitó la certeza del milagro de la vida y luego, otra más potente aún, esa que me decía que tenía que durar muchos años más para protegerla, darle herramientas y en lo posible, no heredarle mis carencias o vacíos.

Ser madre lleva como apellido la certeza. Tengo otra, que es mi ideología.¿Porqué? porque me hace creer en el hombre y su constante evolución. Es cierto que algunos se quedan pegados, llenos de incertezas, pero eso tendrán que resolverlo ellos, según las posibilidades y ganas que tengan de hacerlo. También puede ayudarlos el sacudirse un poco el ego, que no es sinónimo de quererse.

Creo firmemente en los cambios y no sólo en los personales. Le pongo fichas a los colectivos. La justicia. La reparación. Le pongo ganas a la lucha, no sólo para mi, sino que para todos. A ratos uno se detiene, se cansa. El tiempo se nos hace escaso, entonces queremos las respuestas para ayer. Nos olvidamos que todo pasa por un proceso, sobre todo cuando atravesamos el dolor , que cada cosa llega o tiene su tiempo. A veces nunca llega ese tiempo. Muchas veces nos ofenden y la disculpa jamás llega. Es ahí donde recibimos otra certeza.La primera, que la confianza es algo que jamás se puede dar por sentado y los que tratamos de retomar la alegría, no la perdemos tampoco y seguimos creyendo. Ya no bajo la ingenuidad, sino de puras ganas de vivir la vida no más.

Está la certeza de los cariños seguros. Los padres, la hija y la cofradía de amigos, que no son otra cosa que tus hermanos. Yo cuento con pocos, pero son parte de mi patrimonio afectivo , ese que jamás me ha fallado. Me acompañan y se alegran de corazón con mis pequeños triunfos. Se preocupan cuando no ven mi talla en la punta de la boca y me enrabio por cosas que no valen la pena. Entonces me agarran, me dicen que me quieren y que creen en mi.

Están los afectos pasajeros, los que creímos certezas pero más bien te dejaron incertezas. Te vendieron la pomá, uno la compró enterita y tuvo que cruzar el puente del dolor sola. Ahora tengo como misión quitarme algunas rabias, para volver a ser la virulata desordenada y chispeante que siempre fui. No se porqué a veces le damos valor a cosas o personas que no la tienen, o peor aún, les damos amor que no es valorado.

Hay una certeza de la cual me da miedo hablar. Se llama muerte. Esa es universal, todos la tenemos. Lo único bueno es que no sabemos cuándo nos va a venir a buscar. Yo quiero que me encuentre en un jardín, cultivando mis plantas, viendo a mi prole y a mis amigos contentos y realizados en su vida. Quiero que me lleve cuando este país sea mas justo e inclusivo. Dicen que cuando uno está muriendo, se vienen en ráfaga las cosas que guardaste en tu mente y fueron importantes. Ojalá esa ráfaga que llega justo en el momento que me toque expirar y pueble mi mente y mi alma con aquellos instantes, sean con mi boca de risa abierta, con mi hija en sus mejores ratos, con las celebraciones de los amigos. Con el amparo de Papá y Mamá y con la certeza de que traté de pasar por este mundo con dignidad.

Última modificación en
Etiquetado en: Amigos Certezas Incertezas


..."Mi historia, en Peni 348 se mantiene intacta. Como La Serena de siempre. Sin aspavientos, sin vozarrones, con la calma característica de los que nacimos aquí y con el olor a mar que a eso de las siete de la tarde nos arrebata un poco."...

Comentarios