Chascona observando La Serena...

Miradas, opiniones, sueños, cotidianos, de trigos no muy limpios..
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
en Sin categorizar

El banco nuestro de cada día.

Tamaño de fuente: Mayor Menor
Calificar el artículo:
0

Los Bancos, el nuevo templo lleno de fieles que nos convoca cada día. Se parece a los rituales de la Iglesia, dónde el sacerdote es el cajero automático y la gente hace cola para recibir la hostia, que los perdona de sus pecados..que no son otra cosa que las deudas a pagar.

Ahí están , por montones, hombres y mujeres esperando su turno para llegar a la maquinita (el hombre de sotana) y marcar la clave de cuatro dígitos que suena..pi pi pi pi...cuatro veces, algo así como " En el nombre del padre, del hijo , del espíritu santo..Amén"...Y ese amén son los billetes, que siempre traen un olor raro. Los fieles esperan bajo grandes calores, mirando de reojo al guardia, que normalmente es interpelado por otros fieles que olvidaron la clave o el rezo cotidiano. Sus caras son parecidas a las personas que están arrodilladas en los duros bancos de las iglesias, seguramente en sus mentes van plegarias dirigidas a que la plata alcance, o se estire un poco. Van avanzando con paciencia infinita, esperando la recompensa divina o terrenal que producen los billetes amontonados. No hay monaguillos, ni tampoco pasan los ayudandes del cura, normalmente adolescentes con el canastito para las monedas que dejan los fieles, pero si tu lees la cartola del retiro monetario, dónde está el saldo de lo poco que queda, se te avisa que el diezmo que pagaste es de 300 pesos por giro. Que parecido es el banco al Vaticano , no?

Última modificación en
Etiquetado en: banco devotos fieles


..."Mi historia, en Peni 348 se mantiene intacta. Como La Serena de siempre. Sin aspavientos, sin vozarrones, con la calma característica de los que nacimos aquí y con el olor a mar que a eso de las siete de la tarde nos arrebata un poco."...

Comentarios