Chascona observando La Serena...

Miradas, opiniones, sueños, cotidianos, de trigos no muy limpios..
  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
en Sin categorizar

Adónde van las palabras que no se quedaron?

Tamaño de fuente: Mayor Menor
Calificar el artículo:
0

Como el tema de Silvio. Ese que estoy escuchando en esta noche de frescor bendito serenense. De domingo calmo y de urbe que no molesta. 

Quizá nunca se fueron. Seguramente, muchas de las que escribí a más de alguna persona, pasaron inadvertidas. Quizá, no sirvieron. Quizá sólo alimentaron el ego.

 

Pienso en aquellas palabras y en lo que significa la esta. Crea, construye, masifica, miente, aniquila, da vida, amor y muerte. Últimamente me persiguen y hacen lo que quieren conmigo. Me gusta pensar que las que no se quedaron,vienen volando por la Avenida de Aguirre. Algunas se distraen con las estatuas y el portal que da inicio a tan fantástico paseo serenense, pero vienen en bandada a buscarme.

Las que se fueron, seguramente las exilió aquel que las recibió. No las entendió. O le puso otro tinte pues cada uno lee lo que tiene en el corazón y eso a veces es egoísta.

Es poderosa la palabra. No soy una persona con grandes riquezas materiales y tampoco me importan mucho. Le doy más valor al ser, que al tener. Cuento con cariños grandes y que me han acompañado a lo largo de mi vida. Afectos con los cuales he peleado,  me he rebelado y todavía persisten en recibir y darme amor.

Las palabras dichas o escritas tienen el poder, también, de ser indelebles. Eso no se puede borrar. Muchas  ya no están en mi corazón, órgano y motor más importante que poseo. Otras, fueron transformándose en conceptos más bien racionales, sin jamás perder la pasión que las palabras me generan, que no son otra cosa que mis sentimientos y mis opiniones.

No me arrepiento de haber escrito cartas, mail o notitas dejadas a la pasada con la ternura que me generaban aquellos momentos en el pasado. Se que elegí mal, y que le escribí a gente que hace rato prefiere la evasión y andar de relación en relación, de construcción a destrucción, pues es la única manera que conocen de patear la pelota y no hacerse cargo del dolor. 

Gente rara aquella. No saben usar la palabra si no es con orgullo o por conveniencia. También por manipulación o simplemente por satisfacer placeres pasajeros, pues para lo duradero hace falta hacerse cargo de las responsabilidades individuales sin culpar a tu ex, a tus viejos, a tu historia, al estado, a los políticos de todo lo malo que pueda sucederles.

Durante mucho tiempo escondí mis palabras. Ahora las expongo. Es mi manera de contar cualquier cosa. Es hacerme cargo de lo que me corresponde. Es pedir perdón también si alguna vez las usé mal o hice daño al proferirlas.

Mi padre es un hombre al cual amo profundamente. Me enseño el valor de la palabra empeñada y que con eso no se juega. Me enseñó a responder por mis actos. Me dio herramientas de compañero a compañera. 

El otro importa. Tu te haces tu destino. Quizá por eso siempre sostengo que mi único patrimonio en la vida es mi palabra. Hasta el momento cumplí. Silvio, las palabras que no se quedaron, en algún momento vuelven. La vida es así, jamás va en línea recta. Es solo cosa de tomarlas, atesorarlas y darles el valor importante que tienen cuando son dichas con el corazón, la convicción y sobre todo, con la verdad.

 

Última modificación en
Etiquetado en: Adonde van palabras verdad


..."Mi historia, en Peni 348 se mantiene intacta. Como La Serena de siempre. Sin aspavientos, sin vozarrones, con la calma característica de los que nacimos aquí y con el olor a mar que a eso de las siete de la tarde nos arrebata un poco."...

Comentarios